Instalarse en el Corazón

 

El propósito de esta práctica es el de sintonizarse con el cerebro del corazón a través de la respiración y de la evocación de una situación o persona que nos inspira amor.

La meditación en el corazón nos permite, asimismo, asumir un estado de coherencia interna. Algunos de sus beneficios son:

-Mayor equilibrio fisiológico
– Aumento de la capacidad de enfoque
-Despliegue de la claridad mental y emocional
– Reducción y prevención del estrés.