Actualmente, está reconocida la importancia de los factores psico-emocionales en el rendimiento deportivo. En los últimos tiempos, la práctica Mindfulness ha “desembarcado” también en el terreno del ejercicio físico, potenciando el rendimiento de los deportistas.

En realidad, el afinamiento de nuestra mente y de nuestras emociones es, al menos, tan importante como lo es el entrenamiento físico en sí mismo. En este sentido, practicar la Atención Plena mientras se hace deporte brinda innumerables beneficios (linkear esta frase con artículo Los beneficios de la práctica Mindfulness en el Deporte una vez publicado) para el deportista que entrena no sólo sus músculos físicos, sino también los “músculos atencionales”.

Algunos de estos beneficios que aporta la práctica Mindfulness son:

Se potencia la capacidad de la autorregulación emocional;

se optimiza la gestión de la automotivación;

se afina la escucha atenta al cuerpo como requisito de un buen rendimiento, así como para evitar las temidas lesiones.

Y, aunque nos parezca que mientras hacemos ejercicio físico o practicamos nuestro deporte favorito estamos plenamente presentes, en realidad es frecuente que estemos más ausentes de lo que pudiéramos pensar…

¿Creías que en tu práctica deportiva estás exento de “automatismos”?

La “no tan buena” noticia es que, en general, nuestras reacciones automáticas nos acompañan allá donde vamos…

En el ámbito del ejercicio físico estos automatismos se traducen en falta de presencia en nuestra práctica, en una cascada de pensamientos sin fin, en determinados movimientos que nos restan eficacia o, incluso, en una falta de atención a nuestro cuerpo que a veces se traduce en la lesión.

La buena noticia es que podemos “entrenarnos” para ganar en atención plena y presencia durante nuestra práctica de ejercicio físico.

En este artículo te proponemos una sencilla práctica Mindfulness para que te la lleves “al terreno de juego”.

Práctica Mindfulness: El Observador Deportivo

En la pista o terreno de juego, a menudo nos “enganchamos” con pensamientos o emociones que nublan nuestra práctica.

Durante el día de hoy, y antes de tu práctica deportiva, tómate 10 minutos para activar tu Observador Deportivo.

Para ello, siéntate cómodamente y entorna los ojos. Observa internamente tus pensamientos y emociones pasar, como si fueran nubes surcando el cielo.

Los ves ir y venir, pero no te enganchas a ningún pensamiento ni emoción… Lo dejas ir…

Experimenta lo que está pasando ahora por tu “pantalla mental”, sin dejarte atrapar por lo que aparece.

Mantén viva la consciencia de que tú no eres eso que cruza tu ““pantalla mental”, sino que eres el Observador de los pensamientos y emociones.

Practicar con asiduidad el ejercicio del Observador Deportivo te permitirá activar con mayor facilidad, en el momento de tu práctica deportiva, la atención plena en el terreno de juego y estar plenamente presente en la misma.

Mindfulness Deporte