Fundamentos de la Dimensión Transpersonal y rasgos de desarrollo.

El Desarrollo Transpersonal promueve la íntima silenciación en resonancia con los hondos valores del ser. Este impulso evolutivo se fundamenta a partir del cultivo de la atestiguación en el ahora y el arraigo en la conciencia corporal.

La autoobservación que se cultiva en la práctica contemplativa, como epicentro de la psicología transpersonal, propicia el autoconocimiento y la recolocación del propio ego que pasa paulatinamente a ceder su reinado a una consciencia más amplia y profunda.

Muchos de nuestros valores como el perdón, la humildad, la gratitud, el sentimiento estético o la conciencia de impermanencia, son expresiones de una inteligencia que trasciende la limitada “percepción externa”. La admiración, la capacidad de asombro y el discernimiento, parecen cualidades fruto de este desarrollo que, progresivamente, nos permite trascender nuestras íntimas fronteras.

La sintonía con la mirada transpersonal nos facilita:

-Vivirnos en un sostenido “darnos cuenta” que nos capacita para atestiguar los procesos internos que nuestro ego genera.

-Observar el flujo de pensamientos que aparecen en la pantalla de la percepción, para distanciarnos de los contenidos que discurren por la mente del yo persona, al tiempo que devenimos capaces de “no creernos todo lo que piensa”.

-Relacionarnos directamente con el amor sin objeto y con la experiencia de inclusión compasiva: estados anhelados como el amor universalizado y la conciencia de hermandad, están asociados a la “verdadera felicidad”, carente de causa y más allá de las circunstancias.

-Profundizar en el cultivo progresivo de la capacidad atestiguadora para diluir el “efecto tóxico” que el sufrimiento añade a la natural cuota de dolor que nos toca en la vida.

-Comprender que las llamadas adversidades contienen un sentido mayor que, a menudo, aparece oculto a la mirada egóica. Preguntémonos el “para qué” de las cosas…

-Sumirnos en la necesidad de sentido y amplia reconciliación con la sombra personal y la integración cuerpo-mente que unifican al yo psicológico más allá de la conciencia ordinaria.

-Acceder al reconocimiento de nuestra identidad profunda y ensanchar la comprensión sobre la vida y la muerte: el miedo a la extinción del “yo” se minimiza y el duelo por la pérdida de nuestros seres queridos se transforma.

-Arraigarnos en la silenciación y la vivencia en el ahora como medicina para habitarse en la cordura: en tal atmósfera de interiorización meditativa nuestros cerebros se potencian y la auto consciencia se expande.

-Conectar con el sentido último de la vida y el espíritu de servicio que impulsa a aportar nuestro granito de arena para dejar una vida mejor a quienes, tras nuestra partida, continúen la travesía.

 

¿Quién o qué soy? ¿Cuál es el sentido de la vida? ¿Para qué sirve todo?

 

«Transforma tu vida y conviértete en un agente dinámico del cambio en el mundo»

 

Los procesos formativos de la EDTe, además de proporcionar contenidos y herramientas prácticas de calidad, promueven un grado de transformación personal, de mejora y de integración de quienes los realizan.

 

Volvemos con todas nuestras formaciones

Abierto el plazo de matriculación Formaciones

 

FORMACIONES

 

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest