Heredamos los conflictos familiares no resueltos

Parece ser que el niño, desde que está desarrollándose en el vientre materno, empieza a percibir información y sensaciones de los miembros de la familia. Según la teoría transgeneracional se trata de la llamada “transmisión genética” de la historia familiar, que tiene un impacto decisivo sobre cada persona.

Los abuelos, los padres, los tíos e incluso los hermanos mayores ya nacidos proyectan sobre el niño por llegar sus deseos, sus anhelos y sus historias no resueltas.

Podríamos afirmar que heredamos los conflictos familiares no resueltos, lo cual puede explicar comportamientos presentes de una persona que no son explicables desde su situación actual. Desde la “perspectiva primal”, estos conflictos heredados tienen que ver, en esencia, con la ausencia de duelo, la falta de reconocimiento y los secretos de familia.

Bajo este enfoque generacional existe pues un inconsciente familiar, una conciencia colectiva familiar, algo que viene a sumarse a la propia experiencia, tanto social como individual del ser humano, de modo que la familia actúa condicionándonos, aunque no dirigiéndonos rotundamente.

Hay una serie de leyes según las cuales, de no cumplirse, se desarrollan identificaciones e implicaciones trágicas entre los miembros de una familia. Estas leyes se definen como “Ordenes del Amor”. Bert Hellinger

Las Constelaciones Familiares constituyen una herramienta terapéutica inicialmente desarrollada por Bert Hellinger que se encuadra en la Terapia Sistémica Familiar.

Bajo este enfoque, para comprender los conflictos psicológicos de la historia personal, se tiene en cuenta no solo la propia biografía, sino también el hecho de que formamos parte de una entidad mayor: nuestro sistema familiar, que nos influye en el cómo gestionamos nuestra vida y, en especial, en el cómo nos vinculamos.

Esta vía fenomenológica de trabajo nos confronta con conflictos que se presentan en el necesario proceso de individuación y consolidación de la identidad personal, que a menudo se encuentra inconscientemente saboteado por dinámicas familiares inconscientes, como herencias sistémicas y lealtades hacia el propio sistema familiar.

El abordaje desde las Constelaciones Familiares contribuye a poner consciencia sobre éstas, liberando de la necesidad inconsciente de repetir guiones de vida dolorosos, al tiempo que favorece, -mediante la comprensión y la progresiva integración-, el proceso de maduración personal, y una mirada interna más amplia sobre la realidad que nos permite entrar en sintonía con las leyes de la vida.

A la vez, se trata de una vía hacia lo transpersonal, en tanto que requiere de presencia y sintonía con lo que hay.

Si quieres profundizar en esta temática te recomendamos

Terapia Sistémica Transpersonal

Quizá también te interese

Terapia Transpersonal

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest