La importancia de la memoria en presencia

“Aislado en un momento solitario del yo, con un foso o laguna de olvido alrededor…es un hombre sin pasado ni futuro, atrapado en un instante sin sentido que cambia sin cesar”.

Oliver Sacks,
“El hombre que confundió su mujer con un sombrero”.

En este relato de unos de los casos clínicos, el autor, describe a un paciente que ha perdido la memoria reciente, olvida aquello que acaba de suceder segundos antes, obligándolo a vivir en un instante presente eterno.

El libro cuenta distintos historiales médicos de pacientes que tienen graves daños neurológicos, por diferentes causas, dando como resultado percepciones extrañas que les obligan a vivir en mundos muy diferentes, más que un tratado médico, el doctor Sacks, va más allá e incluye un aspecto no reconocido en la neurobiología clásica, la lucha y el sufrimiento de estos enfermos, que más allá de la etiqueta médica poseen dones increíbles en áreas como el arte o la ciencia matemática.

A pesar de los beneficios de vivir en presencia, el relato anterior me conecta con la importancia de la memoria en esa presencia, una memoria que forma lo que hoy soy, me otorga el beneficio de tener criterio, de nutrirme de mi experiencia, esto es algo, que al menos para mí, quedaba en un segundo plano en el camino de lo terapéutico, donde los hechos recordados conectaban con dolor profundo, el reconocimiento de mi historia, la honra de mi destino, me permite incluir esta memoria en el momento presente, conformando así mi personalidad.

Silvia Rodríguez

Tutora EDTe