Constelaciones Sistémicas

En el ámbito del desarrollo contamos con una eficaz herramienta para explorar nuestro “mundo relacional”: se trata de las Constelaciones Sistémicas.

Con las Constelaciones Sistémicas podemos indagar tanto en la forma de relacionarnos con nosotros mismos, así como en la relación con los ámbitos que conforman nuestra vida, tales como la salud o la enfermedad, nuestra relación con el dinero y con el trabajo…

Las Constelaciones Familiares se centran en explorar las relaciones humanas que se dan dentro de una familia; por su parte, a través de las Constelaciones Sistémicas podemos indagar en nuestra relación con cualquier aspecto de la existencia.

Se dice que «todo en la vida es relación», y es que el “cómo nos vivimos” en el cada día depende, en gran medida, de nuestra forma de posicionarnos en relación a algo o a alguien.

Seamos o no conscientes de ello, estamos constantemente en relación. Y, quizás, el mayor reto de este “escenario relacional” es el interno, es decir, el conjunto de relaciones que experimentamos “de piel para dentro”.

Dentro de cada uno y una de nosotr@s habita una “gran familia” de voces y “personajes”, cada uno de ellos con voz propia. Cuando nuestro mundo interno se asemeja a un consejo de guerra, nos vivimos en tensión y conflicto constantes.

El primer paso para construir un escenario interno armónico es el de darnos cuenta de “cómo está nuestro mundo interno”; entonces podemos avanzar en el camino de hacernos amig@s de nosotr@s mismos.

A medida que vamos poniendo orden internamente, experimentamos una mayor silenciación, a la vez que otras partes más profundas de nosotros pueden pronunciarse. Estas partes nos hablan de nuestro propósito vital y de los anhelos del alma; nos hablan también de lo que tal vez hemos desatendido, por temor a sentir dolor. Esta escucha interna calma y reconcilia.

Al mismo tiempo, el orden interno va dando lugar a un mayor orden externo, por lo que comenzamos a vivir relaciones más armónicas también en el “afuera”.

¿Qué aspectos se pueden trabajar a través de las Constelaciones Sistémicas?

· Una situación o ámbito de nuestra vida: un obstáculo que experimentamos en el día a día, el ámbito laboral, nuestro estado de salud, nuestros anhelos y propósitos…

· Nuestro propio y complejo mundo interno: emociones encontradas, conflictos internos, varias “partes” de nuestro yo que están en lucha constante, etc.

 

Si quieres ampliar sobre las Constelaciones Sistémicas:

 

Constelaciones Sistémicas