Transpersonal

El término Transpersonal se refiere a un estado de consciencia ampliado que va más allá del nivel habitual en el que nos vivimos, al tiempo que abarca e integra a este último. La partícula “trans” significa a través de, y viene a señalar que lo transpersonal atraviesa, incluye y trasciende al nivel “personal”.

Podemos entonces preguntarnos: ¿En qué consiste el nivel personal? En realidad, lo que conforma a la persona es un estado que hace referencia a la identidad yo consciente o estructura de personalidad que se va configurando a través de tres factores: la genética, las experiencias de nuestra biografía, y las influencias educativas de nuestra familia y cultura.

Lo personal es aquella dimensión del yo consciente conformada por el conjunto de sensaciones, emociones y pensamientos que se manifiestan en la propia percepción.

Por su parte, lo transpersonal es el estado de conciencia que va más allá de tales contenidos y procesos; un ámbito de mayor evolución que, trascendiendo el pensamiento, manifiesta capacidades que el nivel “yo persona”, por sí mismo, todavía no ha expandido.

En los primeros pasos de la dimensión transpersonal se despliega la capacidad de atestiguar los procesos internos desde el “yo observador” o conciencia testigo; es decir, uno se torna capaz de establecer distancia con los “contenidos” del yo personal (sensaciones, emociones y pensamientos), y observarlos desde una total neutralidad.

En dicho estado transpersonal se despliega, como consecuencia, el acceso a lo que podemos llamar como Lo Real, es decir, una realidad con mayúsculas nombrada de formas distintas a lo largo de la historia de la Humanidad.

Platón, por ejemplo, se refirió a esta suprarrealidad aludiendo a la metáfora de la “la salida de la caverna”. Se la ha nombrado también como el “despertar del sueño”, un despertar por el que nos damos cuenta de que hemos vivido identificados con el ego, desde el que normalmente habitamos en el estadio prepersonal y personal.

Prepersonal, personal y transpersonal

En la evolución de la consciencia no sólo se reconocen los dos estadios mencionados: el personal y el transpersonal, sino también el prepersonal. Con ello se hace referencia al nivel previo al personal, es decir, a lo preconsciente o preracional, propio del primer tiempo de vida de un ser humano o bien de los primeros escalones de consciencia de una humanidad infantil e incluso arcaica.

Estos tres estadios se pueden relacionar con las etapas evolutivas de un ser humano:

El niño es preconsciente, prepersonal y preracional.

El adulto es consciente, personal, racional.

Y el adulto evolucionado es integral, transracional y transpersonal.

La evolución de la consciencia hacia la Unidad supraconsciente transita por los tres escalones fundamentales que van de lo prepersonal a lo personal, y de lo personal a lo transpersonal. Quiere esto decir que en el comienzo de los tiempos somos preconscientes.

Más tarde, paralelamente a la maduración, nos tornamos progresivamente conscientes; conforme seguimos evolucionando, desplegamos el estado supramental (Aurobindo) o supraconsciente (Wilber).

Quizá te interese nuestra formación en:

Terapia Transpersonal