Los tres animales que habitan en ti

Pepitas de Oro

El equipo de tutor@s de la Escuela de Desarrollo Transpersonal queremos compartir contigo nuestras “Pepitas de Oro”.

Las Pepitas de Oro son nuestras comprensiones más significativas, fruto de lecturas e indagaciones, compartidas y recopiladas a lo largo de los últimos meses en nuestras reuniones de tutores.

Deseamos, de corazón, que estas íntimas comprensiones te inspiren en tu propio proceso de búsqueda y desarrollo.

El oso ordena nuestras emociones y nos otorga la capacidad de amar.

El tigre gestiona nuestras acciones para que alcancemos las metas en el mundo de las cosas.
El dragón contempla nuestra vida desde las alturas para que divisemos el propósito que dota de sentido.

Si ignoramos su existencia viven en una lucha permanente de la que surge el miedo, el estrés y el vacío, los tres grandes males que bloquean el camino del equilibrio. Pero cuando tomamos conciencia de que están ahí, todo cambia. De pronto tienes en tus manos tres poderes destinados a alinear tu vida de forma natural. Si los alimentas dejarán de luchar, cesará el conflicto y te transmitirán sus atributos.

El oso ordena nuestras emociones y cuando lo abrazamos nos convertimos en dueños de nuestros sentimientos. Somos capaces de acoger en plenitud lo que acontece, nos lleva a mirarnos con compasión. Nos recuerda que lo que sientes no depende de las adversidades que nos vemos obligados a superar, sino que depende de cómo te enfrentas a ellas.

Para alimentar a tu oso debes abrazarlo e inundarte de su compasión, de su aceptación y de su generosidad. Cuando tu oso está bien alimentado y goza de buena salud no tienes miedo, y si no tienes miedo, eres libre. Y si eres libre disfrutas en plenitud las emociones maravillosas y acoges con naturalidad las más duras, sin permitir que te afecten negativamente ni condicionen tus actos.

El tigre gestiona nuestra vida desde la razón, empujándonos a actuar. Él nos ayuda a manejar nuestro entorno con un plan de acción que nos lleve a vivir un lugar seguro y saludable.

El oso es nuestro animal para sentir, el tigre es nuestro animal para hacer. Una vez que el oso nos ha hecho descubrir que somos únicos, el tigre nos empuja a actuar para buscar el espacio que nos corresponde o para crearlo si es necesario.

Si tu tigre está poco alimentado eres un ser inoperante carente de iniciativa. Te muestras pasivo, estás débil. Pero si tu tigre está sobrealimentado te vuelves temerario y obstinado, convirtiéndote en un mercenario de tus propias metas, infectado de estrés.

Para alimentar a tu tigre debes fijar una meta y trazar un plan racional que destruya cualquier excusa. Los tres atributos del tigre son: valentía, resolución y firmeza.

El Dragón contempla nuestra existencia desde las alturas, dotándola de un propósito que va más allá de las emociones y las acciones del día a día. Cuando vuela, alcanzamos a ver la vida con la distancia y la perspectiva necesarias para relativizar los vaivenes, no dejándonos llevar ni por las olas de los éxitos ni por las de los fracasos, y divisar lo verdaderamente importante.

Si el oso nos ofrece un quién (quién somos) y el tigre un qué (qué debemos hacer), el dragón nos revela un porqué (o un para qué). Nos da un propósito que dota de sentido a nuestra existencia. Su atributo fundamental es la trascendencia.

Si tu dragón está enfermo te sientes vacío, con un gran agujero en el pecho que no sabes cómo llenar. Si está poco alimentado todo te resulta trivial, pero si está sobrealimentado arranca tus pies del suelo y hace que te pierdas en la fantasía alejada de la realidad. Para alimentarlo correctamente has de alejarte del ruido, y encontrar la quietud de corazón y mente para que puedas encontrar tu propósito.

Cuando el dragón está bien alimentado sientes plenitud, conectas con el sentido de tu vida.

“El oso, el tigre y el dragón. Los tres animales que habitan en ti”. Andrés Pascual y Ezequiel Barricart

Con una fábula repleta de simbología nos ayudan a tomar conciencia de la importancia de cuidar a nuestros tres animales interiores: el oso, el tigre y el dragón. Desde que leí esta sencilla fábula las imágenes de estos tres animales se han quedado grabadas en mí, y me ayudan a mirar si estoy integrando esos tres aspectos, el amor y la compasión, la mente racional y planificadora, con el sentido más trascendente de mi vida

 

 

Tatiana Muñoz

Tutora EDTe

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest