Sin raíces no hay alas

«Sin raíces no hay alas» (Bertold Ulsamer)

Ya llevo un tiempo con esta frase revoloteando en mi Ser, pero ahora va cobrando sentido verdadero, porque ahora integro lo que implica para mi camino. Desde hace un tiempo estoy trabajando en volver a mis raíces y eso me ha llevado a un proceso de reconciliación muy especial que ahora desde la mirada sistémica comprendo profundamente. Una reconciliación del alma, porque desde lo evidente no había nada que reconciliar, todo estaba bien, y seguramente lo que se ha producido es una reconciliación interna de diferentes partes de mí que estaban disociadas. Y por supuesto eso se ha reflejado fuera, sin duda.

Pero el camino no está completo, tengo mucho que trabajar, que reconocer, que honrar de mis raíces, y ahí comprendo por qué una parte de mi todavía no emprende su vuelo de forma plena, por qué una parte de mí no trasciende determinadas experiencias que siguen marcando y doliendo. Así que seguiremos caminando y mirando al dolor para poder atravesarlo y crecer y escalar al siguiente escalón.

Ana María Martínez

Tutora EDTe

FORMACIONES