Dar un paso atrás

Si observas verás que todo cambia en la Naturaleza a cada instante, que cada experiencia es nueva. Vivir sin cargar con lo anteriormente vivido te lleva a cultivar la confianza en ti mismo.

Situarte en el Observador supone tomar cierta distancia de lo observado. Romper el

hechizo de la identificación con lo que “te” pasa, para darte cuenta de que tú “no

eres eso”.

Es como si, interiormente, dieras un paso atrás, que te saca de la vorágine del escenario, y te permite ver la obra de tu vida desde el patio de butacas. Te recuerda que no eres lo que tantas veces creíste ser: tu historia, tus emociones, tus recuerdos, tus dificultades… Eres quien observa eso…

Practica el “dar un paso atrás”.

Puedes hacerlo interiormente, antes de abordar determinadas cuestiones.

También puedes programar una alarma en el móvil y, cuando la oigas,

detenerte y dar ese paso atrás interior que te devuelve la perspectiva desidentificadora.

Y considera que, si puedes, es muy útil hacerlo físicamente

¡Recuerda que el cuerpo es un gran mensajero!

Cuando vayas a comenzar alguna tarea,

cuando cambies de escenario en tu vida, porque sales o llegas a otro lugar,

detente, respira y da un imperceptible paso atrás

que te recuerde que tú no eres eso…

…Eres quien observa eso…

Quizá te interese nuestra formación en:

Consultor en Mindfulness Transpersonal