Poesía Transpersonal: Chantal Maillard

¿Cuántas veces hemos constatado que el reconocer nuestras heridas y partes excluidas tiene un poder curativo inimaginable?

Reconocer nuestros errores, reconocer nuestra ignorancia, reconocer nuestras heridas, conlleva un proceso de autoconsciencia que en sí mismo es transformador.

Reconocer es poner la luz de la consciencia en ese lugar que en su día dolió y en consecuencia, se cerró.  Nuestras neurosis no son más que disociaciones con esas raíces heridas que en su día no supimos gestionar porque carecíamos de recursos para comprender y aceptar.

El reconocimiento y la toma de consciencia de tales contenidos habitualmente sumergidos nos reúne y unifica psicológicamente para desde ahí trascender a la identidad profunda.

Chantal Maillard es una filósofa que se expresa en la excelencia y que tiene el don de integrar nuestra recóndita intimidad emocional con el arte de expresar directa y profundamente.

 

«Mejor no diga nada.
Sería inútil. Ya ha pasado.
Fue una chispa, un instante. Aconteció.
Yo acontecí en ese instante.
Puede que usted también lo hiciera.
Suele ocurrir con los poemas:
terminan condensándose las formas
en nuestros ojos como el vaho
sobre un cristal helado;
las formas, con su herida.
Pues quien construye el texto
elige el tono, el escenario,
dispone perspectivas, inventa personajes,
propone sus encuentros, les dicta los impulsos,
pero la herida no, la herida nos precede,
no inventamos la herida, venimos
a ella y la reconocemos».

Matar a Platón, Chantal Maillard.

FORMACIONES

.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest