Meditar es ejercitarse en estar plenamente atentos y conscientes a lo que somos y experimentamos en cada momento. Es “darse cuenta” de los procesos internos, al tiempo que nos mantenemos deliberadamente enfocados en el ahora, instante a instante y abiertos ante el devenir. Fundamentalmente, meditar es “observar” y “atestiguar” en la presencia consciente.

Esta observación neutra y desapegada se entrena ejercitando la estabilidad interna de los enfoques mencionados a la postura, la respiración y la actitud. Se trata de un ejercicio destinado a ser realizado durante los 22 o 25 minutos que suele durar la práctica formal cotidiana.

En realidad, el entrenamiento meditativo diario tiende a otorgar a la vivencia de cada jornada, una relevante calidad de profundidad y significado que nace de la atención plena. Ahora se trata de pasar del “modo hacer” al “modo ser”, tan sólo ser en toda su hondura y sencillez. Una vez ahí colocados, la acción surgirá de manera armoniosa.

El silencio es el abono que hace florecer el alma

Red Mundial de Meditación

Retiro de Meditación Semana Santa

 

AGENDA DE ACTIVIDADES Y RETIROS