Recordemos que hay otros caminos más flexibles

Si nos disponemos a recorrer a caballo un millar de leguas convendrá sustituir el látigo por la caricia y las espuelas por palabras cariñosas. Si pretendemos resolver un problema técnico, bien sea de química o de matemáticas, dejemos a un lado el rigor que encarcela al ser intuitivo que late dentro y afloremos la creatividad con plena confianza. Si uno quiere que sus compañeros y parientes hagan esfuerzos y horas extras, que se olvide de las amenazas y los gestos que conllevan sus exigencias.

Cuando apretamos las tuercas al tornillo, hay un punto álgido y mágico que, si se pasa, la fuerza se vuelve en contra y la labor se pierde completa. De la misma forma, la actitud que al otro reprime y presiona, mata los brotes del alma. La exigencia anula la espontaneidad de este mundo gratuito en el que estamos dispuestos a poner esfuerzo por motivación y no precisamente por coacción interna.

El río fluye a lo largo del cauce mientras acaricia a las piedras. La fuerza de la corriente mueve su curso cada metro sin exigencia alguna de llegada. De la misma forma, cuando se vive una vida desde el alma, uno aprende como rodear los obstáculos sin tener que apretar los dientes e imponerse a las resistencias. Fluyamos por la corriente y confiemos. Si hay alguna detención, que sea por algo que no merezca amenaza ni violencia.

Las flores del campo y los ángeles de alas grandes y amplias hacen su labor, de manera suave, con el refinamiento que su belleza expresa. Hoy es un día en el que cabe, en el mismo espacio, tanto la benevolencia, como la firmeza. Una combinación explosiva cuando se ponen en juego proyectos que requieren eficacia y conciencia despierta.

Cuando fluimos en armonía, todos los instrumentos suenan bien y se acoplan rápido al conjunto de la orquesta. Pongamos atención al fluido hermanado y creador cerrando el paso al miedo anticipatorio y soterrado por el que “perdemos los papeles” y nos instalamos en la rigidez y las posturas tensas.

Y así como el medioambiente precisa de cuidados para evitar la intoxicación, de la misma forma conviene liberar la atmósfera psíquica de tensiones que rompan la exquisita vibración de las conciencias más abiertas. Eso no quiere decir debilidad, ni tampoco blandura mediocre y sosa.

El sosiego es un estado mental que podemos entrenar para lograr neutralizar la ansiedad del que ha perdido el momento presente y se ha instalado en el miedo en vez de en la confianza.

Si apostamos por la paz y dejamos atrás el viejo camino de la supervivencia y de la guerra, controlemos el tono de voz y hagamos con atención refinada todas las cosas por grandes o pequeñas que sean. Muy pronto, encontraremos personas que también han llegado a cotas de inofensividad, sin por ello mostrase pusilánimes o con ideas poco claras. Son personas con las que compartir las puertas abiertas de nuestra esencia.

Si todavía creemos que no hay más remedio que gritar con exigencia para ejercer un poder con amenaza de condena, recordemos que un programa de tal naturaleza no es algo que necesitemos para pedir respeto o lograr que los demás hagan bien las cosas, sino que se trata de un estilo, a menudo heredado y no suficientemente observado en nosotros. Recordemos que hay otros caminos más flexibles y, en la mayoría de los casos, de mayor liderazgo y eficacia.

 

La mayor parte de las alteraciones humanas son exigencias de algún tipo. Albert Ellis

 

Meditación guiada. Meditación de la autocompasión

Esta Meditación guiada consiste en cultivar la empatía, de manera que pueda brotar la compasión como sentimiento benevolente y amoroso, tanto hacia otras personas como hacia nosotros mismos.

Pulsa en el siguiente icono para escuchar la meditación completa:

 

FORMACIONES

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest