Durante esta meditación guiada te invitamos a desplegar una actitud relajada, a través del sencillo acto de ablandar el vientre.
En la zona del vientre se acumulan muchas de las tensiones que vivimos en nuestro ajetreado día a día.
El vientre es un reflejo del estado de la mente: al tener la mente tensa, el vientre también está tenso. Cuando relejamos el vientre, la mente pensante también se distensar. Aflojar, ablandar y esponjar son algunos de los verbos que propicia la práctica de la meditación y que, a su vez, es recomendable evocar de forma consciente y voluntaria.

¿Te animas a ablandar el vientre?

Este material forma parte del curso Instructor de Meditación