Terapia con el Arte. Un camino de creatividad y consciencia

 

Podríamos decir que existe el arte desde que habitamos la tierra y que todas las personas somos artistas por el solo hecho de ser humanas. El arte tiene que ver con algo inherente a cualquier ser humano: buscar formas que nos relacionen con el exterior además de relacionarnos con nuestro propio mundo interno.

Convertimos en un acto consciente el arte cuando nos damos cuenta de qué relación tiene lo visualizado con nuestro mundo interno. ¿De qué emociones teñimos nuestra percepción de la realidad? ¿Cuáles son los pensamientos que se generan en esta contemplación?

Desde la mirada transpersonal el arte va mucho más allá de cualquier forma artística reconocida por una élite. La intención, a través de determinadas herramientas artísticas, es aprender a ver la vida propia como si fuera una obra de arte. Esto implica que aprendamos a ver la belleza de todo.

Cada acción en nuestra vida se convierte en arte si nos lleva a contemplar con ojos renovados la vida, y percibimos su flujo incesante e inteligente, que brota de nuestra propia Belleza interna. La percepción clara y lúcida de la realidad nos devuelve una imagen más ordenada, una vez que el ruido de nuestras proyecciones mentales se va reduciendo en el propio proceso de contemplación. Así la realidad se va mostrando más tal cual es y, en un proceso de desarrollo interno y en espiral, nos va llevando hacia el descubrimiento de lo que somos.

 

“La creación de imágenes es el modo en el que la psique trata de comprender plenamente “las profundidades”, llevando así a la conciencia a pensar más allá de sí misma”. Carl Jung

 

El progresivo despliegue de autoconsciencia durante un proceso formativo como el de Terapia con el Arte, mediante una metodología integral teórico–práctica, ahonda en la expresión artística como vehículo terapéutico, integrando el estado meditativo en el proceso artístico, otorgándole a este mayor amplitud y profundidad.

El arte, vivido desde la mirada transpersonal, no tiene como único objetivo la mera producción de formas, versos, estatuas o personas a las que adorar. Se considera que cualquier acto u obra es artístico, cuando contiene y nace de una intención expresiva. Desde esta perspectiva, el acto creativo se convierte en una puerta al autodescubrimiento y a la contemplación.

Ser artista se convierte en una transformadora aventura de la conciencia, al mismo tiempo, quien recorre este camino experimenta la gestación de una identidad creativa, amplia y profunda: abrirnos al trabajo terapéutico a través del arte transpersonal es aventurarnos a descubrir el arte como un proceso unitario, que nos permite transitar la vida de una forma más plena.

Se trata de una propuesta recomendada a personas formadas en el ámbito del arte que quieran ampliar su mirada al acompañamiento a otras personas a través del proceso artístico, a quienes formadas en el ámbito de la ayuda quieran incorporar la expresión artística como herramienta de autodescubrimiento y desarrollo de recursos internos de resiliencia y a aquellas que anhelan emprender un proceso de crecimiento a través de herramientas artísticas. En todos los casos este proceso aporta un salto de consciencia y maduración personal.

Si quieres vivir un proceso en el que desarrollar aptitudes e incorporar herramientas para ejercer un acompañamiento transpersonal en el ámbito de la Terapia con el Arte, integrar la meditación en todo proceso artístico para generar transformación personal y caminar hacia la expansión de la consciencia, acercarte a diversas formas artísticas e integrar herramientas terapéuticas transpersonales, desplegar potencialidades insospechadas relacionadas con la creatividad y recorrer un camino de autodescubrimiento y profundizar en el sentido artístico de la vida, te recomendamos amplíes en:

Terapia con el Arte

 

Posiblemente también te interese Seminario del Propósito de Vida 

«Déjate encontrar por el sentido profundo de tu vida.»

Queremos proponerte un seminario para conectar con tu propósito de vida, algo esencial en los tiempos que corren.

Vivimos en la sociedad de la inmediatez, de la oferta caduca y de la repetición automatizada que alarga las agonías… En realidad, no es raro que pasemos de puntillas por la vida y nos sentimos vacíos de sentido… Por ello, hemos creado este espacio para alinearnos con el propósito de vida, en conexión con nuestra propia misión que vive impregnada de entusiasmo por vivir y servir.

Comparte

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest