El Desarrollo Integral como puerta de salida de la adicción

Desde la perspectiva transpersonal, la persona adicta es también vista como un peregrino o buscador de la comprensión profunda de la vida. 

El terapeuta transpersonal en adicciones reconoce el poder sanador de la dimensión transpersonal o espiritual. Es por ello que su labor como acompañante del alma trasciende la visión que se limita a enmarcar un síntoma.   

El terapeuta transpersonal que ha observado su propia máscara y, en alguna medida ha reconocido su sombra, puede a su vez reconocer los aspectos tanto sombríos como luminosos de quien acompaña. Desde esta perspectiva, trabaja en pro de la expansión de conciencia del paciente, al tiempo que trata de reconvertir cada conflicto en progresivo autoconocimiento. 

El camino de la expansión de consciencia requiere del prestar atención al desarrollo integral, atendiendo cada uno de los pilares: físico, emocional, mental y espiritual.  

De hecho, la simple suspensión del consumo puede incluso ser contraproducente si no se están trabajando dichos pilares de forma conjunta. Se trata de un proceso en el que pueden darse continúas recaídas o, incluso, muy frecuentemente buscarse adicciones sustitutivas.   

Una tarea integral e integradora 

Liberarse de la trampa de las adicciones y encontrar la salida al “laberinto”, requiere aplicar estrategias de desintoxicación y reparación del daño físico. Requiere, asimismo, de un trabajo terapéutico profundo, individual y muchas veces grupal, que ahonde en el nivel emocional, en las pautas de pensamientos automáticos y en las creencias erróneas instaladas.  

Convendrá profundizar asimismo en la sanación de la historia personal del adicto, así como en la adquisición de habilidades de relación, introspección y autocrítica. Es decir, se trata de propiciar un proceso que permita al adicto tomar las riendas de su propia vida con todas sus consecuencias.  

Este camino de recuperación requiere también de un proceso profundo de perdón que rompa cadenas y permita superar la culpa, al tiempo que se reconocen los anhelos y valores más profundos. Por eso, superar una adicción es una tarea integral e integradora 

Si tuviéramos que expresar en pocas palabras el recorrido terapéutico en la recuperación de las adicciones, dos serían las grandes metas de fondo:  

  • Aliviar el sufrimiento  
  • Expandir la consciencia   

Para ello, el terapeuta transpersonal trabaja, por una parte, en el nivel personal del adicto hacia un ego integrado y maduro; por otra, trabaja en la sostenida apertura hacia el nivel profundo y transpersonal de la consciencia.  

Este proceso integral e integrador abre la puerta hacia el reconocimiento de una identidad más amplia y esencial, desde la que no se lucha directamente contra la adicción, sino que se propicia que ésta termine por “desprenderse”, al igual que se desprenden las hojas del árbol con la llegada del otoño. 

Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de conciencia desde el que se creó 

Albert Einstein 

 

Si quieres profundizar en esta temática, puede interesarte nuestra formación en: 

  

Acompañamiento en Adicciones