3º clave de la comunicación consciente: Regalar, regalarnos

¿Sabías que el lenguaje del amor se puede aprender? A lo largo de 5 artículos nos sumergimos en el lenguaje del amor a través de las 5 claves de la comunicación consciente en pareja. En esta tercera entrega te invitamos a aprender a Regalar y a Regalarte, la tercera clave de la comunicación consciente en la pareja. Si no leíste las dos anteriores claves, ahora puedes hacerlo aquí: Aprendiendo el lenguaje del aprecio  y Compartir tiempo de calidad 

Regalar, regalarnos

Los estudios antropológicos de los patrones culturales del amor y de la pareja muestran que el ofrecer regalos es una parte importante del vínculo de pareja en todas las culturas.

Esto da pie a que nos preguntemos:

¿Es posible que el acto de dar o regalar sea intrínseco al amor?

En realidad, los regalos son símbolos del amor. Si tomamos como ejemplo la ceremonia de boda, constatamos que uno de los actos más importantes de este rito es el momento en el que la pareja se entrega los anillos: se trata de un gesto de ofrecer y dar.

Un regalo no siempre implica entregar algo material o costoso. En ocasiones, entregamos regalos no materiales, tales como una palabra reconfortante y de reconocimiento o una rica cena preparada con amor y detalle.

Bien sabemos que hay un regalo intangible que tiene más valor que cualquier otro bien material adquirido en una tienda: es lo que llamamos el regalo de uno mismo, que equivale a regalar presencia a nuestra pareja.

“Regalarnos” es sinónimo de estar presentes en la relación, es decir, disponibles para con el otro. Este es quizás el regalo más valioso que podemos ofrecer en una relación de intimidad.

Aunque en ocasiones disfrutemos regalando y recibiendo un obsequio material, recordemos que en realidad lo material o “comprable” no puede sustituir nuestra presencia. Tal vez en alguna ocasión hayamos recurrido a regalar algo a nuestra pareja, con la intención soterrada de calmar nuestro sentimiento de culpa… ¿Culpa por qué? Por reconocer que no hemos estado disponibles ni presentes en la relación, que no hemos cuidado de “la llama del amor” o que hemos permanecido con el corazón cerrado al otro…

Regalar y regalarnos significa, en su dimensión más honda, querer el bien del otro. Cuando nosotros mismos estamos bien, la felicidad del otro se vuelve prioritaria. Cuando nosotros estamos emocionalmente “bien”, no requerimos dedicarnos tanta energía (la necesidad de “mirarnos el ombligo” disminuye): entonces estamos en disposición de atender a los demás, en especial a nuestra pareja, con el deseo de compartir y expandir el sentimiento de bienestar y plenitud. La felicidad del otro se convierte en la nuestra propia, en una retroalimentación multiplicadora del bienestar.

Un ejercicio sencillo que podemos llevar a cabo para aprender este lenguaje del amor parte de formularnos la siguiente pregunta: ¿de qué manera puedo regalar presencia a mi pareja en el día de hoy? Haz una lista con las 3 primeras ideas que te surjan y decídete a llevarlas a cabo. Puedes hacer esta práctica a diario como forma de ejercitarte en la clave de regalar y regalarte.

Si el anterior ejercicio te resulta difícil o bien no te sientes motivad@ para llevarlo a cabo, pregúntate: ¿Qué me impide o dificulta el estar presente en mi relación? ¿Qué me impide o dificulta abrir el corazón y entregarme al vínculo?

Para vivirnos desde la entrega, tal vez tendremos que recorrer previamente un camino de autodescubrimiento y crecimiento. Fruto de nuestro propio proceso podremos sentirnos lo suficientemente seguros y en confianza como para vivir el vínculo de intimidad desde la entrega y el ofrecimiento.

Artículo adaptado del temario del curso Terapia Transpersonal de Pareja

Quizá te interese:

 

Terapia Transpersonal de Pareja